01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

VENTAJA COMPETITIVA / Las más urgentes de todas las reformas

Publicado el 20 de Marzo del 2013 por SERVI PORT

El momento es ideal, ya que lo que sucede al interior se conjuga con una realidad nada halagüeña afuera: en Europa, una crisis que no para de dar más y más coletazos. En Asia, la desaceleración de China y la escalada del potencial conflicto armado en Corea del Norte.
El potencial de las reformas, de producirse, sugiere que en los próximos años se tendrá un punto de inflexión hacia mejor en la vida de todos los mexicanos. De todas ellas, la más difícil pero la más urgente es la reforma educativa. Es la más difícil porque la masa crítica de maestros que tiene el País, con sus derechos y con sus costumbres adquiridos desde hace muchos años imposibilitan el cambio drástico. Se requerirá, casi con toda seguridad, comenzar un camino que, lejos de generar un cambio inmediato, dará sus frutos con el paso de los años, cuando llegue una nueva generación de maestros y, por ende, una nueva generación de alumnos. Precisamente es el largo plazo en el resultado lo que hace que hoy sea la reforma más urgente.
Ciertamente, mucho tiene que cambiarse en torno al magisterio: temas como la preparación, los incentivos, las condiciones o las pautas en la carrera profesional, entre otros, deben ser revisados y redireccionados. Pero la calidad de los profesores no es el único tema. Otro aspecto igual de importante tiene que ver con el currículo buscado, es decir, los conocimientos y destrezas que, como país, se desea que un alumno tenga al acabar la primaria, la secundaria y la preparatoria. También en la universidad y en la alternativa a la misma -la que busca formar oficios y no licenciaturas- que en Alemania se conoce como formación profesional.
La realidad es que el currículo oficial que se plantea en México hoy está más que deficiente. Ello implica que incluso el alumno más brillante con el profesor más aplicado acabará teniendo una formación desventajosa frente a un coreano o un finlandés o a casi cualquier otro ciudadano de un país de la OCDE porque el nivel de exigencia del que se parte y al cual se quiere llegar es muy modesto. Es por ello que el rediseño del currículo se debe hacer a conciencia, con la participación de un sinnúmero de expertos nacionales y extranjeros, que ayuden a diseñar, no uno mejor, sino uno óptimo. A la implantación de este currículo se deberán, casi con toda seguridad, sumar los empresarios y las empresas privadas y públicas que deberán apoyar la formación del futuro de México.
La reforma eficaz, sin lugar a dudas, también implicará un mayor gasto por alumno. Si bien México es de los países que mayor proporción del total del gasto dedica a educación -20.3 por ciento contra 13 por ciento del promedio de la OCDE-, todavía el gasto total por alumno es de los más bajos de la OCDE -2,500 dólares por alumno año contra los 9,300 del promedio de la OCDE. En todo caso, este mayor gasto no es la principal prioridad ni el principal obstáculo. Prueba de ello es que, en 10 años, China ha multiplicado por 4 el número de graduados universitarios invirtiendo, por egresado y año, un 80 por ciento menos en dólares que México -México egresa 0.5 millones de universitarios contra los 8 que hoy egresa China.
La reforma educativa es una mina de oro para México. Mucho más que la energética, la fiscal o la laboral. Sacará lo mejor que tenemos que dar y lo hará de una forma sólida, detonando a partir de ello una sociedad más preparada, más pensante, con mayores posibilidades de aumentar su productividad y su calidad de vida, aspecto este último sinónimo de progreso verdadero. De impulsarse correctamente, se generará, por fin, el inicio del gran circulo virtuoso que tantos beneficios generará para el País.
El autor es Director General de C-Estrategia
Fuente : REFORMA

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios