01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

El puerto Aguadulce, en Buenaventura, se estrenó con los megabuques

Publicado el 27 de Diciembre del 2016 por SERVI PORT

Su misión: iba a descargar en el puerto de Aguadulce 4.716 contenedores teus (unidad de medida de un contenedor de 20 pies) con mercaderías y a cargar, en igual forma, productos colombianos de exportación.



A esa hora, con la marea alta, precisa para una embarcación con calado de 14,50 metros, llegaron al punto pilotos prácticos (capitanes de barco experimentados) para dirigirla por más de dos horas en la navegación por el canal de acceso hasta el muelle de Aguadulce. La asistieron remolcadores en las maniobras marítimas. Al atracar en el puerto, operarios con cuatro grúas también gigantes (las superpospanamax con la altura de un edificio de 25 pisos) comenzaron el cargue y descargue de contenedores.


Era el tercer superbarco que después de pasar las nuevas esclusas del Canal de Panamá arribaba a Aguadulce, que inició operaciones tempranas el pasado 27 de noviembre, después de cinco años de obras y tras superar bloqueos, consultas previas con comunidades y controvertidas decisiones contra la apertura del terminal.

El puerto fue concebido como proyecto hace 20 años para funcionar en la península Aguadulce (bahía de Buenaventura). El Ministerio de Transporte le aprobó la concesión en 1999 y el antiguo Instituto Nacional de Concesiones (hoy Agencia Nacional de Infraestructura) la ratificó en el 2007 a la Sociedad Puerto Industrial Aguadulce (Spia).

El puerto cubre 128 hectáreas. Su muelle de 600 metros de longitud permite que atraquen dos megabarcos simultáneos. Entró a competir en la bahía con fuertes operadores de contenedores (como la Sociedad Portuaria de Buenaventura y el terminal de Contenedores TCBuen) y a elevar el tráfico portuario en la zona.

Por la bahía de Buenaventura –donde operan ocho concesiones– se movilizaron el año pasado 15,8 millones de toneladas de carga. Este año, entre enero y septiembre, se movieron 12,7 millones, informó la Superintendencia de Puertos y Transporte.

Los barcos que han estrenado el puerto pertenecen a la línea Mediterranean Shipping Company (MSC), una de las navieras más importantes del mundo y ahora aliada estratégica de Aguadulce, que tiene como inversionistas igualmente a otros titanes de los mares: PSA International de Singapur e International Container Terminal Services Inc. de Filipinas (Ictsi).

Aguadulce seguirá recibiendo las motonaves gigantes cada semana, porque fue construido con ese fin y para competir especialmente con grandes terminales del Pacífico como Callao (Perú), que recibe también los megabarcos.

De acuerdo con la ANI, el puerto tendrá capacidad para movilizar anualmente, en los primeros años, 600.000 contenedores teus. El puerto dijo que en esta primera fase serán 550.000.

Por ahora, 224 personas trabajan en el terminal y se encargan de mover la carga rápido, una de las fórmulas para enfrentar la competencia, junto con los fletes.

“Aquí se planea el trabajo con anticipación, con sistemas, para hacer en el menor tiempo posible 3.000 o más movimientos que se requieran en la operación, sin que haya desbalance del barco”, explicó un técnico del terminal.

Para operar con rapidez el puerto dispone de instalaciones modernas, tecnificadas y dotadas con equipos de última generación.

Además de las 4 grúas gigantes usan 10 de patio. La posición de los contenedores en los patios se rastrea por GPS (Sistema de Posicionamiento Global Satelital). Emplean también elevadores, bandas transportadoras encapsuladas, cargadores automáticos…

Las bodegas de almacenamiento se hicieron con materiales aislantes y acondicionadas para conservar alimentos. Son modulares para ampliarlas según los volúmenes de carga que necesiten almacenar. Sus puertas suben y bajan automáticamente y disponen de sensores para bloquear movimientos, si hay peligro.

El área de bodegas ocupará 10.000 metros cuadrados. Ahora funcionan en 3.500, donde reciben y embalan café, azúcar y otros productos que en el mes que llevan de operaciones no duran más de un día en el puerto.

Antes de finalizar el año preven que en los 10.000 metros cuadrados ya funcionarán las tres grandes bodegas previstas para almacenar en una café, en otra carga general y en la tercera azúcar.

Para no afectar la carga en las inspecciones, el puerto viene instalando tres escáneres no intrusivos, que examinarán los contenedores con rayos X.

Para que el transporte llegue más rápido a Aguadulce, sin entrar a Buenaventura, el puerto hizo previamente una vía de acceso de 20,7 kilómetros.

La gerente de Puertos de la ANI, Dina Sierra, precisó que Aguadulce, como contraprestación por la concesión deberá pagarle al Estado, inicialmente, 1’424.303 dólares (unos 4.272 millones de pesos): 80 por ciento serán para la Nación y 20 por ciento restante, para Buenaventura.

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios