01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

Europa va por impuesto ‘Robin Hood’

Publicado el 23 de Mayo del 2013 por SERVI PORT

Por: Ralph Atkins y Alex Barker
FINANCIAL TIMES — El modus operandi de Robin Hoods era simple y, gracias a Hollywood, es todavía universalmente comprendido. Cuando la crisis financiera volcó a la economía global hacia una recesión pronunciada, el héroe popular inglés fue la obvia figura de referencia para una campaña para hacer que el sector financiero pagara, gravando sus actividades cotidianas.

"Se puede establecer un paralelismo entre el Sheriff de Nottingham y los servicios financieros, y Robin Hood redistribuyendo las ganancias de vuelta a aquellos que las necesitan", dice Simon Choufott, portavoz de la campaña del Impuesto Robin Hood, que fue lanzada en 2010. Sin embargo, la implementación de un "Impuesto sobre las Transacciones Financieras" (ITF) es mucho más difícil que robar a los malvados señores feudales medievales.

Once países de la eurozona -que incluyen a Alemania y Francia, y representan aproximadamente una sexta parte de la economía mundial- tienen planes ambiciosos para cambiar el comportamiento de los banqueros y recaudar fondos para los presupuestos fiscales ajustados. Pero enfrentan una fuerte oposición por parte del sector financiero, que advierte sobre las consecuencias catastróficas para las ganancias de los bancos y el crecimiento económico. En Bruselas, el impulso detrás del plan, que estaba destinado a ser efectivo a partir del 1 de enero del próximo año, se ha estancado. En efecto, las disputas han alcanzado una intensidad tal que es muy poco probable que las propuestas entren en vigor sin ser sustancialmente diluidas.

En lugar de ver una oportunidad para fortalecer la posición de Londres como centro el financiero de Europa, Reino Unido -que no forma parte de los ITF 11- está lanzando acciones legales porque teme repercusiones perjudiciales. "No puedo encontrar a nadie en la comunidad de bancos centrales que piense que es una buena idea", comentó Sir Mervyn King, gobernador saliente del Banco de Inglaterra, la semana pasada. "Yo escucho un enorme escepticismo, incluso por parte de sectores que presuntamente lo respaldan". El Bundesbank de Alemania ha advertido públicamente sobre el impacto perjudicial que tendría sobre los mercados.

A pesar de esta oposición, los defensores de un impuesto a las transacciones no se han rendido. Bruselas aún ve las protestas como prueba de que sus propuestas tendrán un impacto real. Si la cantidad de "ruido" fuera un indicador, "parece que el diseño del impuesto fue correcto", dijo Algirdas Semeta, el comisario fiscal de la UE.

"La única cosa que no he escuchado hasta ahora es que el ITF va a acelerar el calentamiento global del planeta y matar a las crías de foca", añade Benoît Lallemand de Finance Watch, el grupo de presión público con sede en Bruselas. "Se desea darle una oportunidad porque se quiere que el sector financiero sirva a la economía".

Dos argumentos principales apoyan un ITF. En primer lugar, los bancos deben hacer una mayor contribución a las finanzas públicas, especialmente considerando el costo para los contribuyentes de los rescates en los últimos cinco años.

En segundo lugar, un ITF podría alentar un comportamiento más "responsable" por parte de los operadores. La idea original de la década de 1970 de un 'impuesto Tobin', nombrado así por el economista James Tobin, era frenar los mercados de divisas al arrojar "un poco de arena". Aumentar el costo de las transacciones especulativas significaría que los precios reflejarían mejor los fundamentos y fomentarían el pensamiento a largo plazo.
Fuente:http://www.cnnexpansion.com/economia

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios