01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

México se lanza a Grandes Ligas del comercio global

Publicado el 27 de Mayo del 2013 por SERVI PORT

No obstante, nuestro comercio exterior padece déficits prácticamente, con todos, excepto con Estados Unidos donde hay superávit, aunque en declive.

La segunda y más comprometida decisión, es ir en bloque con los Estados Unidos a las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, Trans Pacífic Partnership), al que México ingresó sin consulta previa el 8 de octubre pasado (aún en la administración de Felipe Calderón) y sin poder negociar los puntos acordados desde 2006 al crearse el organismo, adhiriéndose dizque para fomentar nuestra integración comercial en la región Asia-Pacifico, aunque no lo ve exactamente así Fernando Ruiz Huarte, experto en comercio exterior del Comce y quien participa en el “cuarto de al lado” en las negociaciones.

Además el TPP en sus 20 mesas de negociación no sólo habla de comercio, incluye cadenas de suministro, compras de gobierno, empresas públicas, propiedad intelectual, movilidad de personas y aquí no hay temas de reserva, como México reservó el petróleo en el TLCAN.

El propio Ruiz Huarte miembro del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce) reconoció que el TPP “es una estrategia geopolítica impulsada por Estados Unidos para responder al crecimiento de China y ahí estamos nosotros como sus socios para proteger esa relación, más que para buscar mayor participación en los mercados asiáticos que ya tienen aranceles muy bajos” (El Financiero, 28 abril 2013, p.22).

Sin embargo, aunque China no es miembro del TPP, Peña Nieto visitó dicho país el 6 de abril y este 4 de junio corresponderá en reciprocidad el presidente de China Xi Jinping en visita de estado a México, acompañado de su esposa Peng Liyuan, para profundizar la relación bilateral.

Ya había previsto Enrique Peña Nieto promover el comercio en todo el mundo y enfrentar el proteccionismo de otros países apoyando a los emprendedores nacionales de la pequeña y mediana empresa y precisamente creó el Instituto Nacional del Emprendedor que operará 7 mil millones para nuevas empresas, similar –opinan algunos– a uno creado en Edomex durante su gubernatura y cuyos resultados fueron dudosos.

Hoy mismo el Ejecutivo federal asiste a Cali, Colombia, a la VII cumbre de la Alianza del Pacífico integrada por 4 países, incluidos Chile y Perú, quienes eliminarán aranceles en el 90 por ciento de las mercancías que comercien y el 10 por ciento restante en 7 años más. Ha despertado tanto interés esta Alianza que tiene hoy 11 países observadores de América, Europa y Asia. Costa Rica actual observador, posiblemente hoy sea recibido como el 5º socio.

A fines de enero también asistió EPN a la reunión de Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) en Santiago de Chile con asistencia de 60 países latinoamericanos y de la Unión Europea –que mostró gran interés por la Alianza del Pacífico— y donde se acordó el compromiso de evitar el proteccionismo y promover el comercio inter-regional.

México también acaba de celebrar una reunión parlamentaria con la Unión Europea donde acordaron buscar la forma de diversificar el intercambio comercial (ahora se hace sólo con 7 de los 17 países de la UE y 93 por ciento de la inversión de esa área llega a sólo 6 entidades mexicanas), incluyendo sectores como telecomunicaciones, energía o transporte, pero particularmente se manifestó la preocupación porque el acuerdo estratégico no vaya a interferir o distorsionar con el que se proyecta entre la Unión Europea y Estados Unidos, considerado el acuerdo de libre comercio más grande del mundo.

Con TPP y TTIP consolida EU liderazgo

en comercio global; México va uncido

México tiene celebrado el Tratado de Libre Comercio Unión Europea-México (TLCUEM) y aunque consultores internacionales opinan que es indispensable que participemos en el Tratado UE-EU (conocido como TTIP, Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión) para que nuestros productos participen en las exportaciones que hagan los estadunidenses al viejo continente, el subsecretario Francisco de Rosenzweig opinó en febrero que se buscará “profundizar” directamente con el TLCUEM particularmente en el capítulo de acceso a mercados de bienes agrícolas. Y es que el sector agrícola es lo más complicados entre UE y EU porque implican políticas de apoyo o subsidios y aranceles, de ambas partes (ejemplo: sólo en lácteos EU tiene aranceles de 19.1 por ciento y Europa de 55.2).

El interés geoestratégicos de EU, principalmente para afirmar su hegemonía en el Pacífico y enfrentar el crecimiento de China como futura primera potencia mundial, pero también para sacar a los propios EU de su crisis, Obama ha señalado que deben quintuplicar su comercio, se refleja en la declaración de febrero del representante de comercio exterior de EU, Ron Kirk: “Deberíamos ser ambiciosos y negociar todos estos asuntos….para nosotros está todo sobre la mesa, en todos los sectores, incluyendo la agricultura”.

El acuerdo UE-EU puede impactar toda la arquitectura del comercio mundial porque esta asociación trasatlántica es el primer gran paso para buscar la recuperación económica de una crisis que hace 5 años flagela al globo.

La posición de México frente a esta transformación de la arquitectura comercial mundial, la fijó el embajador Eduardo Medina Mora en cuanto llegó a Washington, al apresurarse a declarar que México y EU compiten ya “como un solo bloque comercial ante el mundo”, gracias a la elevada integración de sus economías.

“Debemos vernos desde la perspectiva de América del Norte, porque competiremos con otros mercados y países con economías tan integradas que no pueden ser ya vistas por separado”, dijo en el Mexican Housing Day (Día de la Vivienda Mexicana, 8 mzo), concluyendo que el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) ahondará aún más los lazos entre ambos países.

Existen muchas críticas aderezadas por algunos sectores, especialmente el agrícola entre otros, contra el TLCAN y para satisfacción de Carlos Salinas de Gortari (quien lo promovió y trazó un plan de 25 años sobre la integración de México-EU que ya le está cuajando) Ildefonso Guajardo, nuestro secretario de Ecnomía, la semana pasada declaró en Monterrey que tras la reunión de Peña Nieto y Obama se vuelve a tomar 20 años después el espíritu del TLCAN porque es necesario profundizar la integración entre ambos países, lo que significaría facilitar la frontera y disminuir costos de transacción en el proceso de intercambio de mercancías (Notimex, 18 mayo 13).

El secretario mexicano de Economía señaló que América del Norte (seguramente la referencia incluía a Canadá y México) tenía casi 20 por ciento de las exportaciones mundiales y ahora, el mercado chino absorbió parte y sólo le dejó el 13 por ciento.

México iría como “país maquilador”; en

Valor agregado, mínima aportación nacional

La pregunta es en qué condiciones México participará en esta potencial expansión comercial mundial si con 49 tratados y acuerdos, desde 1990 México sólo exporta 68 productos a 147 naciones (según Cepal). No se diversificó el comercio (80 por ciento lo tenemos con EU), no crecimos económicamente (tenemos casi 30 años con promedio de 2 por ciento de PIB) y la tasa anual per cápita es de 0.99 por ciento, de las más bajas de América Latina; y el empleo se disparó 271 por ciento desde 2000, y ahora mismo 63 por ciento carece de prestaciones (La Jornada, 28 abr. 2013).

Hace tiempo Arturo Ortiz Wadygmar (Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM) en un análisis dijo que con los Acuerdos, las autoridades están trabajando para las grandes empresas trasnacionales en ramos automotriz, químico, eléctrico y electrónico, minero y otros que se benefician con los tratados y “pocos o mínimos resultados han traído para los bolsillos de los mexicanos”.

Y los supuestos mejores salarios pagados por trasnacionales, en realidad son para puestos directivos, ingenieros u obreros calificados, muchos traídos del país origen de las trasnacionales, pero el grueso de trabajadores tiene bajas remuneraciones, dijo Ortiz Wadygmar y previó desde hace un año, que si hay cambios en el TLCAN tendrán también trabas arancelarias por parte de EU..

Desde el ingreso de México al TPP en octubre pasado, el gobierno “identificó” productos mexicanos exportables por 150 mil millones de dólares en esa región asiática, según el entonces titular de Economía, Bruno Ferrari, y los repartió así: 103 mil mdd para sector automotriz, 15 mil mdd eléctrica-electrónica, 3 mil mdd al sector agroindustrial, 2 mil para química, 5 mil al acero y 5 mil a perfumería, etc.

Lo que pocas veces se dice, lo explicó el titular de Economía Ildefonso Guajardo y reprodujo el periódico especializado El Financiero (13 mayo 13, p.11): de las 35 mil 600 firmas exportadoras, la mitad de las ventas las realizan sólo 44 grandes compañías y la mayor parte se concentra en industria automotriz, sector eléctricos y electrónico, minería, pero de éstas son 15 multinacionales las que concentran 17 por ciento de las exportaciones. Otro dato señala que 40 por ciento de las exportaciones (370 mil 914 mdd en 2012) se concentran en manufactureras de automóviles, autopartes, eléctricos-electrónicos con 170 mil 914 mdd; aún así, Pemex (Exploración y Producción, Refinación y Petroquímica) es el único que supera a las grandes exportadoras con ventas al exterior por unos 60 mil mdd.

Aun cuando se dice que con el TLC las exportaciones se multiplicaron 4 o 6 veces, los expertos explican que la ventaja para un país no está en medir la exportación, sino el valor agregado del producto. Así, el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) informó en febrero pasado que la industria mexicana no ha logrado insertarse en el sector exportador, porque sólo provee 3.3 por ciento de los componentes e insumos, unos 700 millones de dólares de un total de más de 25 mil millones de dólares que compran las 6 mil maquiladoras que hay en el país..

La Unidad de Inteligencia de Negocios de ProMéxico, estima que todos los sectores manufactureros del país llegan a adquirir 265 mil mdd, pero los sectores exportadores del país tienen “un bajo nivel de integración” de insumos nacionales.

Ken Ash director de Comercio de la OCDE reconoce que se mide el superávit que logra México, pero al medir el valor agregado y la implicación de esto para el país, “en realidad, no hay tanto beneficio económico como el modelo económico venía planteando” pues la aportación de los productores locales a la cadena de importación y reexportación de las maquiladoras es baja “dado que no se ha logrado integrar exitosamente a los proveedores locales y en consecuencia ha fallado en multiplicarse el crecimiento” (Reforma 11 ene 13). Añádió que en el sector de maquiladoras, la participación nacional es de 6.6 por ciento

En ese sentido, Raúl Gutiérrez Muguerza de INDEC (Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico) propuso desarrollar un programa de sustitución competitiva de importaciones para lograr mayores encadenamientos productivos y el desarrollo de proveedores nacionales al mismo tiempo buscar, con EU y Canadá, pasar de una integración comercial a una productiva, con mayor compromiso de parte de esos países para integrar más empresas mexicanas a las grandes cadenas de valor.

Así que México ha decidido ingresar a las grandes ligas del intercambio comercial, pero uncido a EU y a sus trasnacionales de las que lamentablemente sólo sería un “país maquilador”.




Fuente: misraicesdigital

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios