01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

México busca que China invierta en el plan Istmo Puerta de América

Publicado el 03 de Junio del 2013 por SERVI PORT

El presidente de Consultores Internacionales SC, explicó que con motivo de la visita de Estado del presidente Chino Xi Jingping, que inicia mañana y termina el jueves, también se establecerían convenios para el intercambio de energía y de abastecimiento y proveeduría de cadenas industriales.
“Ésta es una primicia para Excélsior. El sector privado del país les está proponiendo a las autoridades chinas participar en el proyecto llamado México Istmo Puerto de América, que es el proyecto que incluye aeropuertos, trenes, centros industriales hubs, carreteras y puertos.
“Se está invitando a participar a los asiáticos en este proyecto que requeriría una primera parte de inversión de 40 mil millones de dólares para los primeros diez años. Éste sería uno de los centros de manufactura más importante del mundo, como los que tiene China junto a Hong Kong”, enfatizó el analista.
Este proyecto sería toda una franja de 200 kilómetros, un corredor industrial entre dos importantes puertos: el de Coatzacoalcos (Veracruz, en el Atlántico) y el de Salina Cruz (Oaxaca, en el Pacífico).
Destacó que esto se propondrá en la visita de Estado del presidente Chino Xi Jinping, quien viene acompañado de 119 empresarios de su nación.
“Creo que en términos de libre comercio no habría necesidad de firmar un TLC, porque China va a entrar el TPP, el Acuerdo de Cooperación Económica Transpacífico. La nación asiática seguramente entrará, porque tiene interés de hacerlo. Más bien los norteamericanos son los que se oponían, pero esto es algo que se firmará el próximo año, incluso antes de la entrada de Japón”, manifestó.
Buena Relación
Millán detalló que es muy importante la relación con China, ya que en 1980 se comerciaba entre ambos países 164 millones de dólares y hoy se intercambian 62 mil 656 millones. Sin embargo, el punto está en que México tiene un déficit comercial de casi 56 mil millones de dólares.
“La única manera de compensar este déficit es con inversiones y para ello se requiere un convenio de cooperación económica”, dijo.
Sergio Ley López, presidente de la Sección para Asia y Oceanía, del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce), expuso que el presidente chino reconoce que México tiene un gran déficit comercial con ellos, por lo que les gustaría hacer algo para equilibrar el comercio.
“Él se comprometió a hacer lo que estuviera de su parte para tratar de minimizar este déficit, ya sea aumentando las exportaciones mexicanas, y al mismo tiempo alentando la inversión China que venga a nuestro país”, destacó.
Ley, quien también fue embajador de México en China de 2001 a 2007, expuso que el país que preside Xi Jinping en este momento tiene la industria automotriz más grande del mundo, y en 2012 armó 19 millones de vehículos, por lo que un área importante para hacer negocios bilaterales es esta industria que va en aumento en nuestra nación.
“Si las empresas chinas quieren construir, armar e ir al exterior, internacionalizar sus operaciones, México podría ser una excelente plataforma para que las empresas chinas pudieran venir e invertir en la industria automotriz mexicana”, señaló.
Reconoció que a los chinos les gustaría invertir en infraestructura y transporte, pero también les interesa comprar alimentos a México, así como partes y componentes para sus productos electrónicos de mayor valor agregado.
Otros expertos reconocen que a los chinos les interesa hacer más negocios con México en los sectores de energía y de telecomunicaciones.
Destacó que entre las empresas Chinas que ya tienen operaciones en México están Maseca, Bimbo, Corona y Nemak, que vende bloques para motores de aluminio.
En tanto que las del gigante asiático con operaciones en el país están Lenovo, que pronto se convertirá el mayor fabricante mundial de laptops; Kawaii, fabricante de equipos para telecomunicaciones y celulares; ZTE, también productor de equipos de telecomunicaciones y celulares, así como un gran número de pymes que prestan servicios en el sector de energía y otras que exportan desde el país minerales y hierro.
Sergio Ley, destaco que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que en 2015 China enviará al mundo 100 millones de turistas, por lo que recomendó a México mejorar la infraestructura de vuelos para captar al menos dos por ciento de estos paseantes.
El petróleo, una mina
Expertos consideran que una área clave para ambos es el sector energético, en particular el crudo, que México tiene y que China necesita para satisfacer a su economía en expansión y su creciente clase media.
“El acceso a materias primas estratégicas es clave para entender la dinámica de la relación con China. Claramente hay un interés de China en el petróleo mexicano”, dijo Hugo Beteta, director para México y Centroamérica de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), agencia de la ONU.
El directivo refirió que la nación asiática apenas cubre una cuarta parte de sus necesidades internas de petróleo, por lo que debe importar tres cuartas partes del crudo restante.
“Con la subida de las clases medias... China hoy en día produce más automóviles que toda Europa junta y muchos automóviles están siendo vendidos en esa nación.
“El país necesita garantizar el consumo de sus ciudadanos de petróleo para sus automóviles, pero también, por supuesto, para toda la economía local que tiene una intensidad energética aún alta y México es una potencia de petróleo”, indicó.
Autoridades de nuestra nación han dicho que antes de que termine 2013 presentará una reforma energética para permitir una mayor inversión nacional e internacional en áreas como el petróleo. Aún no se han dado detalles, pero a decir de Beteta, “despierta el apetito de muchísima gente”.
Pemex ha comenzado a cambiar la relación con China, que hasta ahora ha sido mínima.
De los aproximadamente 2.5 millones de barriles de crudo que la paraestatal produce, 1.2 millones se exportan.
Estadísticas de la Secretaría de Energía señalan que 75% del petróleo es vendido a EU y apenas poco más de 7% al Lejano Oriente.
Con la cartera abierta
China tiene una gran liquidez de tres billones de dólares, por lo que salió al mundo a comprar empresas.
El 27 de mayo de 2013 inversor chino Fosun International y el francés AXA Private Equity anunciaron su intención de hacer una oferta de 700 millones de dólares para asumir el control de Club Mediterranee.
El 26 de febrero de este año la petrolera estatal china Sinopec, segunda mayor del país y primera refinería nacional, anuncio la compra de 50 por ciento de activos de la estadunidense Chesapeake por mil 20 millones de dólares.
En 2009, Sinopec compró Addax, una empresa Suiza por 7 mil 300 millones, la compra global más grande del país, sumando reservas de petróleo en el Kurdistán, de Irak, y África Occidental.
La automotriz China Geely completó en agosto de 2010 la compra la automotriz Volvo a la gigante Ford Motor, por mil 800 millones de dólares, coronando la mayor adquisición de China de un fabricante extranjero.
El gigante chino Alibaba, uno de los mayores conglomerados mundiales de comercio electrónico y buscador web, anunció el 30 de abril de 2013 la compra de 18% de la principal red social de china de microblogs, Weibo, a la Corporación Sina, en una operación por un monto de 586 millones de dólares.
A principios de 2010 la empresa China National Offshore Oil invirtió 3.1 mil millones de dólares en la petrolera privada argentina Bridas.
En noviembre de 2010, China National Offshore Oil Corp y Bridas pagaron siete mil millones de dólares por 60 por ciento que BP poseía en la firma Pan American Energy en Argentina.
Canadá aprobó en diciembre del año pasado la oferta de la petrolera china CNOOC por la firma de energía local Nexen por 15 mil 100 millones de dólares, pero el gobierno impuso un límite a futuras compras por parte de compañías estatales.
En España quieren revertir la compra de la estadunidense Smithfield, por parte de la china Shuanghui.
Poco conocen de su cultura
China es el segundo socio comercial de México, la primera potencia exportadora del mundo, y en pocos años será una vez más la primera economía del planeta, por lo que tiene un mercado insaciable y grandes recursos para invertir en el país. Pero México debe analizar con mucho cuidado en qué sectores y de qué forma quiere asociarse con los asiáticos.
Laura Zamudio González, directora del Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana, explicó a Excélsior que los empresarios y políticos del país conocen muy poco de esta nación, que por su propia historia y su política interna es complicada de entender.
Explicó que los chinos en ocasiones son muy pragmáticos, pero también pueden dar bandazos, por lo que no es fácil establecer relaciones con ellos.
Gobierna el buró político
En occidente a veces se cree que hay divisiones al interior del gobierno chino, y que incluso se trató de impedir el ascenso al poder de Xi Jinping.
Sergio Ley, ex embajador de México en China de 2001 a 2007, explicó que “hay diferencias de opinión entre los funcionarios del gobierno Chino, pero una vez que un líder toma posesión, como es el caso de Xi Jinping, todos lo siguen”.
“Las decisiones que se toman en China son colegiadas. El máximo nivel de poder es el Comité Permanente del Buró Político del Partido Comunista Chino, integrado por siete personas, y ellos generalmente concensuan las decisiones de trascendencia para el país. Debe haber un acuerdo unánime: si no está de acuerdo alguno de los siete, las decisiones de transcendencia no se implementan”, enfatizó.
“Si bien el presidente Xi Jinping, quien es a su vez el secretario general del Partido Comunista, es primus inter pares (el primero entre iguales), él debe de tomar la opinión de todos. Pero no es un gobierno unipersonal, sino que toma decisiones colegiadas”, precisó.
Zamudio recomendó hacer un esfuerzo en México por conocer mejor la cultura y la política de China, “porque estamos muy lejos en términos de saber quién es nuestro segundo socio comercial. Sugirió ampliar la colaboración entre universidades de los dos países para tener más especialistas en México sobre economía china”.
Reconoció que esa nación tiene una economía gigantesca que requiere de alimentos y materias primas de todo el mundo, por eso es que también se están moviendo tanto hacia el exterior.
“Los negocios que México haga con China dependerán mucho de lo que el país haga en su interior, con sus reformas estructurales y su aparato productivo.
“Siempre la llegada de capital extranjero es importante, porque permite desarrollar proyectos. A mí me entusiasma mucho la idea de la inversión en trenes de alta velocidad, es algo que ha estado totalmente abandonado en México, y el equipamiento de puertos.”
“Difícil tener un equilibrio”
Para el embajador Chino, la reunión de Calderón con el Dalai Lama afectó la relación.
Ni exportando todo el tequila y la carne de cerdo mexicana a China se podría lograr un equilibrio comercial entre ambas naciones, pero un Tratado de Libre Comercio favorecería a ello, aseguró el embajador de ese gobierno asiático en México, Zeng Gang.
“Francamente hablando, aun cuando China pueda importar todo el tequila y toda la carne de cerdo que produce México no se puede lograr todavía un balance total de comercio bilateral”, expresó.
El diplomático expuso que un TLC daría apertura a todos los mercados entre ambos países, además “reduciría los costos de comercio” y el número de inversiones en México aumentaría.
Sin embargo, hasta que no se firme este acuerdo de intercambio comercial, el próximo martes el presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo chino, Xi Jinping, podrían abordar la posibilidad del tema cuando toquen el punto de las exportaciones e importaciones en la relación bilateral.
También hablarán sobre educación, inversión, industria y turismo.
Pendientes
Por lo pronto, el representante de China en México resaltó que entre los primeros pendientes que se atenderán son la exportación de las carnes mexicanas, pues son productos básicos para una población de mil 300 millones de chinos.
“Lograr el balance comercial es muy difícil, pero estamos estudiando positivamente la posibilidad de importar carne de cerdo, de res y también pollo de México”, expresó Zeng Gang.
Sobre este punto, el embajador aseveró que el problema en la exportación de carne de cerdo ya estaría resuelto desde hace tiempo, pero la reunión entre el otrora presidente Felipe Calderón y el jefe espiritual del budismo tibetano, Dalai Lama, perjudicó en 2011 las relaciones.
México también comercia con el país oriental entre 500 y 600 toneladas de tequila todos los años, y aunque “la necesidad está ampliándose”, Gang señala que China ha encontrado estándares de calidad que su gobierno no permite.
“Ahora estamos enfrentado una dificultad. Existe una diferencia de la cuarentena y la calidad, porque el tequila añejado e importado desde México, en algunos casos, superó los estándares de China y estamos buscando una salida, una solución administrativa a este problema”, expuso.
No obstante, la relación entre México y China ha mejorado desde a finales del año pasado, pues tal gobierno percibe que Enrique Peña Nieto conoce más sobre las relaciones.
Fuente: http://www.dineroenimagen.com/2013-06-03/21079?img=4

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios