01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

China, una oportunidad para México de reducir el déficit

Publicado el 05 de Junio del 2013 por SERVI PORT

La gran ocasión crea una coyuntura especial para comenzar el quehacer de corregir el brutal desbalance comercial que tenemos con ese país que en 2012 rebasó los 50 mil millones de dólares y en el primer trimestre de este año ya es de 13 mil millones, el mayor de los últimos cinco años, además de buscar atraer inversiones directas de la que es ya la segunda economía mundial.

No hay que olvidar que, en el pasado, no sólo no se trabajó la relación con China, sino que además se tensionó durante la gestión del ex presidente Felipe Calderón, con acciones como la visita del Dalai Lama, un tema que el gigante asiático ve como una afrenta al propugnar por una sola China y considerar que tanto el Tíbet como Taiwán son provincias rebeldes no reconocidas como Estados. El otro tema fue la alianza de México con Estados Unidos y el Reino Unido sobre la exigencia del respeto de los derechos humanos y la falta de democracia en China.

Así, la relación se enfrió y ahora, con Enrique Peña Nieto en Los Pinos, China ve una oportunidad para tender puentes de amistad y colaboración. El país asiático está interesado en participar en proyectos de inversión de infraestructura en México como el ferrocarril de la Ciudad de México a Toluca, y la ampliación del puerto de Guaymas, entre otros rubros.

También, el presidente Xi Jinping ha mostrado disposición para incrementar las exportaciones mexicanas a su país y reducir la creciente brecha que se abre entre lo que les compramos y les vendemos, según lo expresó en la pasada visita que hizo el mandatario mexicano a ese país hace dos meses.

México no se ha beneficiado de la gran importación de materias primas que China hace desde América Latina, por las dificultades que ha representado la barrera del idioma y la comodidad de tener al gran comprador mundial (Estados Unidos) como su vecino. Pero se estima que en 2020, el país asiático tendrá una clase media de 520 millones de personas, quienes cambiarán sus hábitos de consumo.

Esa población saliendo de la pobreza demandará más importaciones de carne de res, pollo y cerdo, pescado y mariscos, pero también soya, arroz, ropa y enseres domésticos, lo cual representa una gran oportunidad para los exportadores mexicanos, en un mercado que será el más grande del mundo y en el cual será una ventaja trabajar en irse posicionando cuanto antes.

De cada 10 dólares que México importa de China, apenas exportamos 1, lo cual visto desde cierta óptica también constituye una ventaja. Hoy las cadenas logísticas de ese país con el nuestro ya se tienen y le han costado desarrollarlas al país asiático. Las líneas navieras de contenedores que cubren ese mercado prácticamente sólo cobran el combustible de regreso a China desde los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo, lo cual representa un subsidio a la exportación que está pagando la importación y que puede capitalizarse como una ventaja competitiva para nuestro comercio mientras dure.

Un problema, quizá, es que en muchos productos somos competidores como proveedores de los Estados Unidos, pero China, distante a 20 días de ese mercado, bien puede trabajar aliado logísticamente con México para atender y servir al gigante del norte ahora que el nearshoring (producción cercana al mercado de consumo) se está poniendo de moda.

Así, esta es una oportunidad única para México de estrechar lazos con su segundo socio comercial y hacer buenos negocios que coadyuven al crecimiento de ambas economías.
Fuente:t21.com.mx

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios