01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

EPN ofrece certeza a inversionistas

Publicado el 18 de Junio del 2013 por SERVI PORT

Peña Nieto señaló que la necesidad de liberalizar Pemex ya se había acordado en el marco del Pacto de México y que una propuesta más detallada se presentará en '2 ó 3 meses'.

“Hay diferentes opciones con respecto a cómo deberá ser la reforma, pero estoy seguro que… será trascendental”, declaró al Financial Times. Peña Nieto agregó que la reforma incluiría “los cambios constitucionales necesarios para darle certeza a los inversionistas privados”.

Las grandes petroleras como Exxon Mobil y Royal Dutch Shell, que han sido excluidas por las políticas mexicanas en el campo de la energía, han dicho que están dispuestas a invertir si el Congreso aprueba la medida, una piedra angular de la ambiciosa agenda de reformas de Peña Nieto. Pemex, con ventas anuales de más de 100,000 millones de dólares, es el séptimo mayor productor de petróleo del mundo, pero debido a las altas tasas fiscales del gobierno, tiene dificultades para financiar sus inversiones.

Desde que asumió el cargo en diciembre, Peña Nieto ya ha impulsado reformas a la educación y al ámbito competitivo y laboral.

Pero la liberalización de Pemex y permitir el posible reparto de utilidades con empresas internacionales sería el cambio más políticamente cargado de todos, dado que la nacionalización de la industria en 1938 sigue siendo un motivo de orgullo nacional para muchos.

“La democracia consiste en el respeto a la mayoría, no se trata de la unanimidad”, dijo Peña Nieto, al comentar acerca de la oposición a la medida. “Aunque el Pacto no incluye a todo el mundo, sí incluye a las partes más importantes. Y siempre habrán voces disidentes, como sucede en cualquier país libre”.

Peña Nieto, de 46 años, ex gobernador del Estado de México, con el aspecto y carisma de un ídolo del cine, repite con frecuencia la importancia de la 'inclusión'. Durante su visita al Financial Times –aunque acompañado por una falange de secretarios y ayudantes– habló con franqueza y sin notas.

Las elecciones estatales del 7 de julio “han causado tensiones políticas”, admitió Peña Nieto. “Pero también acordamos (en el Pacto) que las diferencias esporádicas no deben poner en peligro las reformas en las que hemos acordado colaborar”.

Mientras tanto, el crecimiento económico más rápido era una prioridad fundamental, dijo, “ya que es la mejor manera de abordar los problemas de la pobreza y de la desigualdad”.

El objetivo central de un proyecto de reforma financiera, agregó, “es generar más crédito costeable para todos”. Una política que permite y estimula más competencia genera una “economía más democrática”. Siempre discreto, sin embargo, dijo que una reforma fiscal prevista para este verano “está todavía en curso de desarrollo: no quiero hacerla peligrar al discutir las variables del caso”.

El éxito de las reformas emprendidas por Peña Nieto ha convertido últimamente a México en un favorito de los inversionistas, a pesar de que la perspectiva de mayores tasas de interés en Estados Unidos azotó al peso en lo que va del mes. La economía creció sólo un 0.8% en el primer trimestre, pero Peña Nieto consideró que la desaceleración se debió en parte al proceso de aclimatación de su nuevo gobierno con respecto al manejo del presupuesto. “La caída en el gasto público será temporal. Esperamos un crecimiento del 3.1% este año”, dijo.

Peña Nieto muestra un espíritu integracionista similar en materia internacional. Al comentar sobre la reciente visita de Xi Jinping, el Presidente chino, dijo: “La primacía de la relación de México con Estados Unidos es histórica y obvia, sin embargo, reconocemos a China como una potencia global. Es por ello que México dará a China una atención especial, sin dejar de lado a Estados Unidos o América Latina, por supuesto”.

Incluso en temas espinosos, Peña Nieto resta importancia a las diferencias. En cuanto a la legalización de las drogas, dijo: “México no está a favor… Pero si después de un debate integral y hemisférico se llegase a esa decisión, entonces México la acataría”.

Mientras tanto, un nuevo enfoque para combatir la delincuencia organizada que se centra más en reducir la violencia que en eliminar a los capos de la droga puede estar empezando a dar resultados. Alrededor de 70 mil personas han muerto desde que su predecesor, Felipe Calderón, empezó un asalto total contra los narcotraficantes hace siete años.

“Ha habido una caída en los homicidios en febrero y mayo, sin embargo, no quiero ser triunfalista”, dijo Peña Nieto. “Tomará un año para ver realmente cómo funciona el nuevo enfoque”.

Los críticos dicen que la visión inclusiva de Peña Nieto son sólo palabras y sus frutos son reformas diluidas. El presidente responde que el proceso se ve reforzado por el aporte pluripartidista. “El Pacto no sólo proyecta las iniciativas del gobierno”, indicó. “Sino que incluye a los demás también”.
Fuente:http://www.elfinanciero.com.mx

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios