01 (800) 400 PORT (7678)  
Acceso a Clientes:   Ingresar

Manzanillo: Pequeños tramos de alto riesgo

Publicado el 25 de Junio del 2013 por SERVI PORT

Como importador o exportador conocemos las implicaciones comerciales, legales y/o aduanales que conlleva el perder, por alguna razón, una mercancía en el trayecto, por ello contratamos seguros de carga que puedan resarcir las perdidas que podamos enfrentar o los problemas legales que se tengan que enfrentar.

La contratación de seguros es un tanto sencilla pero no por ello, irónicamente, segura. La carga puede estar asegurada desde la puerta del proveedor en origen hasta la puerta del comprador en destino, sin embargo los importadores o exportadores esperarán el pago de los deducibles del seguro de su carga en caso de algún siniestro, y es ahí, justo ahí, en donde puede que no encuentren la respuesta que esperan o la rapidez que se supone específicamente en el caso del transporte local comunmente conocido como "burreo".

Toda carta porte de transporte a la letra dice que la carga viaja por cuenta y riesgo del cliente, lo cual en pocas palabras quiere decir que de no estar asegurada la carga esta será responsabilidad del importador o exportador en el momento de un siniestro deslindando así de pagos al trasnportista, pero en la práctica la reclamación del pago de los deducibles recaerá en el mismo transportista bajo amenza de perder al cliente y con ello como dice la frase "mas caro el caldo que las albondigas", en el mejor de los casos los transportistas cumplen con la ley y cuentan con un seguro que ampara una parte pequeña de la carga por "default" lo cual les ayudará en determinada medida con el gasto dependiendo del valor de la mercancía, pero no es el mejor de los casos del que les quiero platicar.

En Manzanillo es extremadamente común ver hombres camión que cuentan con uno o dos tractocamiones por lo general ya viejos, digamos del 1990 hacia atrás, que se encuentran en condiciones de funcionamiento regulares con plataformas que en el mejor de los casos están enteras y nunca han sufrido accidentes, pero por el otro lado tenemos las vialidades del puerto marítimo más importante del país llenas de baches, terracería sin aplanar y encharcamientos dignos de un record mundial, es en mi opinión esta parte del trayecto la de mayor riesgo para transportar la carga, sumemos todo lo anterior a la insolvencia económica que puede representar un transporte cono este, pues a diferencia de los transportes foraneos este no contará con un seguro que les cubra la carga por 2 kilómetros de recorrido, del puerto al almacén o del patio regulador al puerto, y en el mejor de los caso y con la mejor de las intenciones suponiendo que este transportista local asegurara la carga o el viaje de los 2 kilometros debería incluir un seguro que incrementaría su tarifa en un 50% por lo menos, dejándolo morir solo y sin servicios pues estaría totalmente fuera del mercado local, es decir, para ser competitivo, y lo marco con negritas, HAY QUE PONER EN RIESGO EL NEGOCIO COMPLETO Y EL PAGO DEL DEDUCIBLE DE LA CARGA, a final de cuentas quien se fijará si existe un señor camión menos o uno más; confiando en la suerte y en el bacheo municipal o de la Administración Portuaria Integral salen a trasladar los contenedores que les alimentan durante toda la semana esperando no volcar.

La falta de mantenimiento a los vehículos, la baja paga, los baches inmensos incluso dentro del mismo patio regulador o en el trayecto hacia el, la terracería en pésimo estado de la zona industrial del puerto, que crea desniveles que generan un potencial tramendo de volcadura de tractocamión es el riesgo del transportista local de todos los días; al final el eslabón más débil de la cadena logística, y por cierto que todo proveedor utiliza, pues no hay proveedor que soporte grandes operaciones únicamente con sus tractocamiones, todos hacemos uso del señor camión en algún momento, pero todos los días. Buena semana.

Fuente: Luis Viñas Miranda / Mexicoxport

Comentarios

No hay comentarios en este momento, ¿por qué no dejas uno?

Deja un comentario

Nombre (Campo obligatorio)
E-Mail (Campo obligatorio, no se mostrara)
Web (Opcional)
Comentarios